Los mejores caminos para publicar un libro

Todo escritor novel, antes o después, va a tener que enfrentarse al siguiente proceso mental:

Vale, ya he acabado mi manuscrito, ¿cómo consigo publicar mi libro?

Y ahora, ¿qué?

En La Tienda del Escritor, vamos a intentar darte algunas nociones que te sirvan de punto de partida, ya que las opciones dentro del sector editorial son diversas.

  1. Editoriales tradicionales

Publicar con una editorial tradicional es el sueño de cualquier escritor. No obstante, al poco de haber acabado y corregido nuestro manuscrito, lo enviamos con toda la ilusión que cabe en nuestro pecho, y al poco nos encontramos con que, en la mayoría de casos, las contestaciones escasean o son negativas, lo que suele desanimar a cualquier escritor, no sin cierta razón.

Lo que hay que hacer para no acabar en un pozo de autocrítica infundada; cuidado, que los escritores somos muy proclives a caer en el “síndrome del impostor”; es tener en cuenta las siguientes consideraciones:

– Las editoriales, grandes y pequeñas, reciben docenas de manuscritos al día, por lo que es muy difícil que lean el tuyo y, si lo hacen, tardarán varios meses en hacerlo. Cuanto más grande sea la editorial, más manuscritos le llegarán, cuanto más pequeña sea, menos lectores tendrá para leer lo que llega… Vamos, la pescadilla que se muerde la cola.

– Por eso mismo, muchas editoriales no contestan a los autores descartados. No te sientas ninguneado, la realidad es que no les da la vida para responder con educación a todo el mundo.

Mucho qué leer y tan poco tiempo

– Si te han contestado y es un NO, ten en cuenta que puede que te hayan rechazado por razones que no tengan que ver con la calidad de tu obra, sino porque hayas cometido ciertos fallos, como enviar tu libro a un sello cuya temática no encaja con la tuya, enviar el manuscrito con erratas o faltas de ortografía o, simplemente, porque lo hayas mandado a las bravas, sin carta de presentación y a editoriales que, expresamente, dicen en sus webs que no admiten originales no solicitados.

Para conseguir que las editoriales apropiadas lean tu manuscrito y lo sometan a consideración real, te aconsejamos que investigues mucho, o te formes para ello con profesionales del sector.

Como ejemplo os dejamos este curso que nos ha parecido de los más completos actualmente.

PROS: además de proporcionar prestigio si se trata de editoriales con cierto renombre, con una editorial tradicional sabrás que el trabajo de edición, distribución, lanzamiento y promoción, lo realizarán verdaderos profesionales del sector editorial. Por esta razón , puedes estar tranquilo: harán todo lo que esté en su mano para venderlo.

CONTRAS: por el alto volumen de recepción de originales -buenos, malos y peores-, las editoriales están bastante saturadas, y corres el riesgo de que, aunque tu libro sea una auténtica maravilla, no lleguen siquiera a leerlo.

A TENER EN CUENTA: investiga qué tienes que hacer para contactar con las editoriales, o fórmate con algún curso sobre edición editorial, y sigue los pasos que aconsejan al pie de la letra, será la única forma de que las editoriales te consideren. Recuerda, además, que las editoriales tardan, como mínimo, tres meses en leer todo lo que les llega, no te extrañes si no dan señales de vida, a algunas les lleva incluso el doble de tiempo.

  • Agentes literarios.

Los agentes literarios, son intermediarios entre los escritores y las editoriales.

Si tu obra le gusta a un agente, te representará y colocará el libro en las editoriales que pueden encajar con la temática de tu obra. Normalmente, suelen poner sobre la mesa un par de opciones de editoriales que hayan mostrado interés y el escritor decide.

PROS: aunque los agentes, por lógica, se quedan con un porcentaje de los beneficios, ellos tienen muchas más posibilidades que un escritor novel de colocar una obra, ya que conocen las editoriales, las tendencias y las formas de vender ideas, no sólo a editoriales, sino los derechos posteriores de explotación audiovisual, si los hubiere.

CONTRAS: agencias literarias hay muchas, serias, no tantas, y éstas tienen el mismo problema que las editoriales: están saturadas.

A TENER EN CUENTA: ¡No desesperes! hay agencias muy buenas que aún admiten originales, aunque hay que fijarse mucho en su especialización. Es por ello que, al igual que pasa con el envío de manuscritos a editoriales, no se te ocurra enviar un thriller policiaco a una agencia dedicada a la literatura infantil, porque te mandarán a freír espárragos, igual que si se lo haces llegar con erratas, o faltas ortográficas.

Cuidado con los falsos agentes literarios, no abundan, pero existen, y es fácil localizarlos: si te piden dinero por leer tu libro y darte un informe de lectura, sal corriendo en dirección opuesta.

  • Concursos literarios.

Los concursos literarios son una muy buena opción, si quieres ver tu libro publicado y no sabes por dónde empezar.

Hay multitud de concursos de novela, relato, poesía, ensayo, microrrelatos, artículos, guiones… Y muchos de ellos incluso se centran en temáticas concretas, algo que siempre detallarán en las bases que salen publicadas en cada convocatoria.

PROS: puedes enviar tu manuscrito al concurso que quieras, hay miles. Además, puedes centrarte en aquellos que se acercan más a tu temática, lo que aumentará las posibilidades de éxito. Si sales ganador, además de recibir el premio -que en muchos casos funciona como el adelanto de la editorial- serás publicado en la mayoría de casos, incluso si eres finalista tendrás muchas posibilidades de conseguir ver tu obra publicada.

CONTRAS: la competencia es alta en casi todos los concursos, y hay que saber que los lectores encargados de leer lo que se recibe sólo pueden analizar dos o tres páginas de cada manuscrito para hacer las primeras cribas, algo que parecerá poco justo, pero que en la práctica es necesario para la agilidad del certamen.

A TENER EN CUENTA: asegúrate de corregir el texto y maquetarlo bien antes de enviarlo. Una lectura mal organizada, faltas de ortografía, o erratas repetidas, descalificarán tu obra con total seguridad, aunque sea una obra maestra.

Otro punto importante, es saber que no siempre gana el mejor, porque dependeremos del gusto del lector que nos toque y de su estado de ánimo, por lo que nunca hay que desesperar, lo que les gusta a unos, puede horrorizarles a otros, pero no envíes el mismo manuscrito a más de un concurso al mismo tiempo, si ganaras en dos a la vez, serías descalificado.

No mandes la misma propuesta a varios certámenes a la vez

Por último, nosotros aconsejamos evitar al principio apuntarse a concursos grandes y famosos, porque suelen estar pensados como un trampolín para autores de la editorial que organiza el concurso y que necesitan promoción, o escritores recomendados por agentes literarios importantes, por lo que difícil que un novato los gane. Sin embargo, si nos presentamos a un concurso más pequeño y ganamos, después habrá más posibilidades de irse abriendo paso hacia los grandes, y las editoriales que los auspician.

  • Auto publicación

La auto publicación es una opción cada vez más extendida ante la saturación del mercado editorial tradicional.

Este método de publicación es el típico “Tú te lo guisas, tú te lo comes”, aunque hay diversas opciones:

  • Te buscas la vida para autopublicar y subir el libro a Amazon, lo que sale totalmente gratis.
  • Pagas a una empresa para que te ayude a hacerlo y que, además, te ofrecerá distintas opciones. Estas empresas, ofrecen packs a medida para que tú lo gestiones, pero que te van guiando para que no hiperventiles, aunque, al final, eres tú el que tendrá que hacer la mayor parte del trabajo.

Para la primera opción, hay guías y cursos bastante asequibles que te enseñan cómo hacerlo:

Curso para autopublicarse en Amazon.

En cuanto a la segunda opción, hay sistemas muy definidos y de probada eficacia, como CALIGRAMA o BUBOK.

PROS: con la autoedición, no dependerás de que una editorial tenga a bien leer tu manuscrito de entre los cientos que le llegan cada día y no tendrás que plegarte a un contrato editorial y unas formas cerradas de trabajo. Tú gestionarás el tipo de publicación (papel o digital), la portada, la distribución, las ediciones, etc.

CONTRAS: tendrás que encargarte de todo tú sólo y, sin un buen asesoramiento por parte de una empresa dedicada a ello, o un curso de especialización sobre el tema, puede resultar algo abrumador.

A TENER EN CUENTA: es muy importante establecer una buena marca personal y un nutrido grupo de seguidores en redes sociales antes de lanzarnos a publicar nuestro libro, esto garantizará la difusión de nuestros mensajes, que a su vez harán aumentar las ventas de nuestro libro. En todas las opciones de publicación es necesario tener seguidores y una buena reputación On line, pero aún más en la auto publicación, porque no tendrás el respaldo de un certamen o una editorial. Si no sabes cómo hacerlo, hay libros y cursos sobre estos temas, además de existir agencias de marketing digital que, por un precio bastante ajustado, podrán ayudarte con la parte del marketing y comunicación para escritores.

  • Coedición

Básicamente, son empresas que, para no arriesgar demasiado con escritores noveles, le piden al escritor que aporte una cantidad para, al menos, cubrir parte de los gastos.

Esta premisa sería muy razonable, si esta opción sólo la ofertaran, de forma trasparente, editoriales pequeñas que no pueden permitirse en lujo de apostar por autores noveles y que necesitan cierta ayuda hasta tener un fondo editorial que les proporcione ingresos, o incluso que necesiten ayuda del autor para sufragar parte de la campaña de lanzamiento.

Lo ideal sería que la coedición fuera exactamente eso, pero, por desgracia, es en esta modalidad donde más abundan los caraduras del sector editorial.

Sabemos por experiencia, que hay muchas empresas (nos negamos a llamarles editoriales) en el mercado, que se agarran a la coedición para estafar a los ilusionados autores noveles, mediante el siguiente sistema:

  • Al poco de recibir el manuscrito, unos quince o veinte días después de haberlo enviado, te llaman o te escriben diciendo que eres la caña, que les ha encantado tu obra y que quieren publicarte. Aquí ya te han enganchado, están jugando con tu ilusión y deseo incontrolable de ver tu obra publicada, aunque la verdad será, por mucho que te duela saberlo, que ni se habrán leído tu libro.
  • Una vez que contestas y les dices que estás abierto a llegar a un acuerdo, te envían un contrato en el que, a grandes rasgos, te dicen que van a distribuir tu libro en un montón de librerías muy conocidas, además de reseñarlo en portales famosos, que te harán una presentación, etc.…
  • Y después, te dicen que, para ayudarles, ya que nadie te conoce, tienes que comprarles unos cien o doscientos ejemplares, que tendrás que colocar o vender, o bien en la presentación, o mediante los canales que te inventes, y te mandan un contrato en el que todo lo que te han prometido es muy genérico y nada vinculante, excepto la forma de pago de esos ejemplares.
  • Si firmas, en el 99% de los casos, la supuesta editorial no distribuirá el libro en ninguna librería, ni lo promocionará entre las distribuidoras, que son las que en verdad colocan los libros en las librerías, sino que lo dejará bajo demanda en el mejor de los casos en su web y en Amazon, aunque a veces no llegan ni a eso, y te quedarás con un palmo de narices y un centenar ejemplares de tu obra para vender por tu cuenta.

Editoriales estafa que ni siquiera se leen tu libro

¿Y las promesas de firmas de libros, campañas de lanzamiento y entrevistas?

No nos vamos a extender en este tema, que ya tratamos en el articulo marketing y comunicación para escritores, pero, como resumen, podemos decirte que, por cómo está estructurado y ajustado el actual sistema de distribución, venta y devolución de libros por parte de las librerías, los tiempos de campaña y lanzamiento son muy reducidos, y ni las grandes editoriales pueden destinar muchos recursos hoy en día a la promoción, mucho más allá del mero lanzamiento, por lo que tampoco lo hará una que de entrada te está pidiendo dinero.

¿Entonces? Coedición, ¿sí o no?

No lo descartes del todo, pero si optas por esta modalidad, sigue estos pasos:

  • Investiga la editorial que te lo ofrece: busca opiniones y reseñas, si es un fraude, te saldrá en las primeras posiciones de los buscadores y en millones de artículos sobre el tema.
  • Asegúrate de que el contrato recoge, con detalle, los ejemplares que van a distribuir, la campaña promocional que incluyen y la duración del contrato.
  • Aférrate a esta máxima: ¿esta empresa vive de lo que le pagan los escritores, o de los libros que vende? Para eso, busca libros de esa editorial en las librerías y te contestarás rápido: si los encuentras, es más probable que estés hablando con gente seria. 

Firma sólo con editoriales cuyos clientes finales sean los lectores, no los escritores.

 

Comparte esta página: